Compartir

Viajar en avión suele ser una experiencia excitante: volar por las nubes, gozar de una panorámica extraordinaria y disfrutar de un tiempo para ti ya sea escuchando música o leyendo la revista que te acabas de comprar en el duty free. Pues veras, hay gente que vive subirse a un avión como una experiencia terrorífica y mortal donde se cree constantemente durante el vuelo que los motores van a explotar, que el piloto es un suicida psicótico y que alguno de los pasajeros forma parte de algún grupo terrorista. Pues bien, estos explicarían perfectamente que es la aerofobia.

La aerofobia es un miedo o ansiedad intensa por volar. Normalmente se tiende a evitar la situación que provoca ansiedad, en este caso, subir a un avión. Provoca un miedo irreal o desproporcionado y es duradero en el tiempo. Suele causar malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social y laboral

La prevalencia estima que, aunque un 25% aproximadamente de las personas que tiene miedo a volar, de entre estas, la proporción de gente con aerofobia apenas llegaría a un 10%.

Características:

  • Es un temor persistente que es excesivo o irracional
  • La exposición al estímulo fóbico provoca así siempre una respuesta inmediata de ansiedad
  • Las situaciones fóbicas se evitan o soportan a costa de una intensa ansiedad o malestar
  • Interfieren acusadamente con la rutina normal de la persona, con las relaciones laborales, académicas o sociales
  • Sentimientos crónicos de aburrimiento o vacío

Síntomas:

  • Mucha sudoración
  • Subida del ritmo cardiaco y de la respiración
  • Boca seca
  • Nauseas
  • Dolor de cabeza
  • Malestar general

Causas:

  1. Alguna vivencia traumática con los aviones
  2. Locus de control: algunos rasgos de personalidad tienden a gestionar la situación creyendo que pueden controlar su entorno. Pueden llegar a sentir estrés y ansiedad en los momentos en los que no tiene ese control (como en los vuelos)
  3. Tendencia a la ansiedad: tienen a analizar lo que ocurre en el entrono de manera que encuentran muchas claves que pueden suceder. Todo eso hace que suba la ansiedad lo cual, a su vez, hace que se sigan buscando indicios de peligro

Tratamiento:

Se tienen que distinguir entre el tratamiento farmacológico y el no farmacológico. El farmacológico, en este caso, se recetarían ansiolíticos para que la ansiedad no impida el curso del tratamiento psicológico. Dentro del tratamiento psicológico, hay la exposición y la no exposición al estimulo fóbico. En este caso, el tratamiento mas efectivo es el tratamiento psicológico basado las exposiciones paulatinas a la situación que produce tanto miedo. El objetivo es hacer una desensibilización progresiva. Últimamente se utiliza bastante la terapia de exposición con realidad virtual. Esta terapia es muy útil ya que es barata y fácil de realizar al no depender de propietarios de un avión real, y además permiten controlar todo lo que ocurre en el vuelo y terminar la sesión en cualquier momento.

Como ayudar en un vuelo:

  1. Estate por ella y apóyalo
  2. Distráelo para que no piense en el viaje
  3. Se comprensivo y paciente
  4. Conversar de algún tema que le interese
  5. Déjale el asiento del pasillo
  6. Baja la ventanilla
  7. Déjalo que sienta sus emociones
  8. No hables de la seguridad del avión
  9. Proponle escuchar música, pasatiempo

Dejar una respuesta