Compartir

La gratitud, un recurso para la felicidad

Dar las gracias es un acto simple pero muy transformador. No sólo no es costoso, sino que beneficia en muchos aspectos y no sólo al receptor, sino también al emisor y a su estado psíquico.

El psicólogo Joel Wong y sus colaboradores de la Universidad de Indiana en Bloomington han llegado a esta conclusión tras modificar una psicoterapia convencional mediante un sencillo ejercicio:

Los científicos distribuyeron en tres grupos unos 300 pacientes de una consulta universitaria los cuales padecían diversos problemas psicológicos. Uno de los grupos no debía hacer ninguna tarea complementaria a la terapia: los participantes de los otros dos, en cambio, debían practicar un ejercicio por escrito en casa tres veces durante 20 minutos. En concreto, debían anotar recuerdos y sentimientos negativos o escribir cartas de agradecimiento a personas que se habían portado bien con ellos.

Como segundo paso, evaluaron los textos complicados mediante un análisis lingüístico. Además, preguntaron a los sujetos por su estado psicológico. Transcurridas entre 4 y 12 semanas tras la finalización de la actividad, los que escribieron las cartas se encontraban, en promedio, mejor que los participantes de los otros dos grupos. Wong y su equipo atribuyeron esa diferencia a que los pacientes que se  sentían mejor anímicamente habían empleado menos palabras negativas (<enfadado> y <triste>) en sus textos, lo cual coincidía con los participantes que habían expresado gratitud.

Los investigadores animaron a los psicoterapeutas a que incluyeran ejercicios de agradecimiento, por ejemplo, como tarea para casa. De ese modo, se desplazaría el foco de los pensamientos perjudiciales hacia otros más curativos.

La positividad como analgésico natural

El doctor Alex Korb también publicó en Psychology Today otro articulo introduciendo el tema, diciendo: “ tome un momento para dar las gracias porque puede leer este articulo”. Según el doctor en neurociencias dar las gracias y practicar la gratitud con frecuencia hace a las personas más felices y sanas.

El experto hizo referencia a Emmons y McCullough (2003) los cuales aportaron más información sobre esta cuestión: formaron dos grupos, a uno le dieron una libreta para anotar las cosas por las que deberían estar agradecidos y al otro grupo les dijeron que escribiesen cosas que les molestaban y las razones por las que ellos eran mejores que otros.

El análisis mostró resultados bastantes claros: el primer grupo hizo visible un incremento en su determinación, atención, entusiasmo y energía en comparación con el otro grupo. Este estudio pudo mostrar como algunas dolencias físicas podían atenuarse o desaparecer cuando las personas mantienen esta actitud.

Finalmente, en el articulo de Korb, el neurocientífico nombra una observación hecha por el instituto nacional de la salud de Estados Unidos, en la que se analizaron las funciones cerebrales mientras se experimentaban sentimientos de gratitud: los sujetos más agradecidos mostraban una mayor actividad física en el hipotálamo (el cual controla funciones cómo comer, beber, dormir, los niveles de estrés, etc.). Eso quiere decir que dar las gracias influye positivamente a las molestas físicas, dolores y disminuye la sensación de depresión.

 “Agradecer no es compararse con otros que están en una situación más difícil, sino que requiere apreciar los aspectos positivos de la situación que tienes actualmente” Alex Korb.

 

Dejar una respuesta